Skip to content

Viaje a París

agosto 12, 2011

Este verano no he ido a París, pero lo he visitado desde Madrid de una forma muy especial, volviendo al París del pasado, ese tantas veces imaginado y que gracias a la fotografía y a ésta misma en movimiento, y sin necesidad de una máquina del tiempo, por fin he conseguido alcanzar. Woody Allen ha sido uno de los “virgilios” encargados de guiarme por este fabuloso viaje, el otro, Eugéne Atget.

El cineasta ha vuelto a su cine más imaginativo a través de Midnight in Paris, una de sus mejores películas de los últimos años, en la que el espectador disfruta cada uno de los icónicos momentos que, sin dar respiro, aparecen en pantalla y arrancan sonrisas y suspiros a aquellos enamorados del arte que hemos soñado con encontrarnos en el Montmartre de Picasso o en los cabarets de Toulouse -Lautrec.

La otra opción la tenemos en la Fundación Mapfre, donde podemos disfrutar de la exposición fotográfica de Eugéne Atget, un pionero del arte de la fotografía, tanto, que ni siquiera él mismo sabía del valor de ellas por sí mismas como obras, ya que Atget las consideraba un apoyo para los artistas. Pero gracias a este hombre, obsesionado con congelar el París de una época en ebullición y constante cambio y a su miedo por la posible desaparición de lo que él consideraba la esencia parisina, podemos conocer la ciudad que él recorrió de punta a punta en busca de rincones, detalles, personajes pintorescos, costumbres casi perdidas y momentos sorprendentes que Atget se empeñó en coleccionar.

Los artistas del Surrealismo vieron en él a uno de los suyos. Quizás eran sus fotografías de maniquíes, estatuas, calles sombrías, desiertas o atracciones de feria sin gente divirtiéndose lo que les atrajo hacia él, pero en realidad, ni era el inconsciente ni la extrañeza lo que pretendía encontrar Atget. La falta de movimiento se debe a las limitaciones técnicas de su cámara de fuelle sobre su trípode, y el retrato de escaparates a su afán de dejar un legado de su época, la cual veía que se escurría deprisa con el cambio frenético de las modas.

Muchas de esas imágenes que se nos vienen a la cabeza del viejo París las formamos a través del ojo de Atget, de manera que podemos sentirnos privilegiados, ya que en su afanoso trabajo de auténtico científico tomando muestras, documentando, se superpone una sensibilidad artística muy destacable, que nos acerca a la enigmática capital del Sena con bellísimos encuadres, a veces ingenuos, casi a escondidas, otras veces descarados, y tantas otras sublimes. En definitiva, este verano se puede visitar el París tantas veces soñado.

Midnight in Paris. Woody Allen, 2011.

Eugéne Atget

Hasta el 27 de agosto de 2011

Fundación Mapfre

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: