Saltar al contenido.

Bajo los focos

julio 14, 2010

Las desavenencias con Johannes Itten y su consecuente marcha de la Bauhaus fue lo que llevó a Walter Gropius a proponer a dos casi recién llegados que asumieran la responsabilidad de hacerse cargo del Curso Preliminar de la Escuela, por donde tenían que pasar todos los alumnos antes de especializarse en los talleres. Aquellos dos hombres se convertirían en importantes artistas y pedagogos, y su diferente forma de entender qué era Bauhaus y el arte hizo que durante los cinco años que trabajaron juntos compartiendo el Curso ofrecieran a sus pupilos una visión amplísima donde elegir. Ellos eran Josef Albers y Laszlo Moholy-Nagy, de este último es de quien se ha hecho una importante retrospectiva en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Chicago, 1940.

La exposición ha sido incluida dentro del recorrido de Photoespaña, pero ni mucho menos es una exposición de fotografías, que las hay y muy buenas, sino que se trata de intentar abarcar las inquietudes de este artista polifacético y sin ningún tipo de prejuicio al elegir técnica, lo cual hace que la tarea sea más que complicada. Lo interesante, en cuanto al trabajo fotográfico recogido en la muestra, es cómo queda claro que desde un primer momento para Moholy-Nagy ésta era un instrumento más con el que experimentar, algo que se hace palpable en el uso insistente de sus vistas de pájaro y de gusano, pero además, en todas ellas se aprecia una obsesión que invadió cualquiera que fuera la disciplina que tocara: la luz.

Radio Tower Berlin. 1928.

De ahí el título tan apropiadamente elegido por la comisaria Oliva María Rubio, Laszlo Moholy-Nagy, el arte de la luz, en el que se resume perfectamente el material del que el artista estaba empeñado en sacar arte, fuera cual fuera el método, la técnica o el resultado final. Este es el caso de sus dibujos y pinturas, éstos se basan en un esquematismo que lo alejan de la abstracción orgánica de Kandinsky para acercarlos a la gran influencia que supuso el Neoplasticismo holandés en la Escuela, pero aún así, su fuerte personalidad se contempla en la repetición de esquemas como el uso de líneas que irradian y atraviesan las formas geométricas a modo de haces de luz.

Bauhaus balconies. 1926.

Y es con la misma luz con la que experimenta creando su famoso Modulador Luz-Espacio, una escultura cinética que cambia constantemente gracias al movimiento, con el que la luz y el sonido configuran una estructura cambiante, y sobre todo, un nuevo paso en el rico arte de las vanguardias. Una pena que esta obra no haya venido a la exposición, sobre todo, teniendo en cuenta que la temática lo pedía, pero mucho más el espectador, que con esta escultura móvil entendería mucho mejor el impulso de Moholy-Nagy por apoderarse de lo etéreo para hacer arte.

Modulador Luz Espacio, 1922.

Pero ausentes aparte, en cuanto a lo que se refiere, de nuevo, a la fotografía, (ya que se nos ha colocado esta exposición en el programa de Photoespaña y damos entonces por hecho que el hincapié está puesto en esta faceta del autor), hay que decir, que en todas ellas se ve la frescura de un artista que se nota que creció en la Bauhaus, donde todo era posible, y donde la experimentación era lo importante. Son unas instantáneas que hablan perfectamente de la personalidad de un hombre propagandístico, extrovertido, del bando de los que no veían con malos ojos la apertura a la industria de la Escuela, al fin y al cabo, qué iba a decir él, empeñado en una quimera, en hacerse con la luz, en construir con luz. Todas estas características me empujan a advertir, que a pesar de la calidad de las obras y el meticuloso trabajo de documentación con el que se ha tratado esta exposición, quizás ésta debería haber estado salpicada de algo más de efectismo en honor al homenajeado, puede que una puesta en escena en la que la luz hubiese sido protagonista hubiera sido del agrado de Laszlo, sea como sea, esta es una oportunidad excelente de acercarnos a su trabajo como incansable artista acaparador, como auténtico foco de atención de la Vanguardia.

Laszlo Moholy-Nagy, el arte de la luz

Hasta el 29 de agosto de 2010

Círculo de Bellas Artes de Madrid

Incluida en la ruta de Photoespaña

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: